Algunos consejos para cuando este perdiendo su casa

Su prestamista debe seguir ciertos pasos para asegurarse de que usted no tenga que experimentar el dilema «perdiendo mi casa” sin un proceso legal completo. Estos pasos son resaltados en el «protocolo de pre-acción». Conozca que debe hacer su prestamista antes de tomar acciones para re poseer su casa.

¿Qué es el protocolo de pre-acción?

El protocolo de pre-acción define que deberían usted y su prestamista hacer antes de que el prestamista tome acción para re poseer su casa; antes de que usted se encuentre diciendo «estoy perdiendo mi casa». Este protocolo es importante ya que puede ayudar a los prestamistas y prestatarios a evitar los procedimientos en la corte. En la audiencia de la corte usted y su prestamista deben ser capaces de probar que han seguido el protocolo.

Su prestamista debe:

  • Informarle sobre cuanto usted debe y cualquier cargo que usted deberá pagar en su deuda.
  • Considerar cualquier requerimiento razonable de su parte para cambiar el modo de pago de su hipoteca.
  • Responder a cualquier oferta que usted realice.
  • Darle a usted las razones de la no aceptación de su oferta de pago dentro de 10 días laborales.

Si no se llega a ningún acuerdo con su prestamista, él debe notificarle por escrito que su plan es dar inicio de acciones en la corte. Deberían enviarle una carta notificación con su plan de acción con 15 dias laborales de anticipación.

Posposición de la reposesión

Existen un número de situaciones por las cuales el prestamista puede posponer la acción de reposesión

Realizar un reclamo en la póliza de protección al pago de hipoteca

Su prestamista puede posponer la acción de reposesión si usted hace un reclamo en la póliza de protección de pago de hipoteca – si usted dispone de una. Este es una póliza de seguro que cubre sus pagos si usted se enferma o pierde su empleo. Si usted hace un reclamo, pudiese ser capaz de cubrir sus pagos de hipoteca, o algunos de ellos.

Para evitar la reposesión usted deberá convencer a su prestamista que usted es elegible para un pago bajo ese seguro. También necesitará demostrar que usted puede compensar cualquier cantidad de la cuota mensual que no sea pagada por la póliza.

Realizar una queja sobre su prestamista al servicio financiero de la Defensoría del Pueblo.

Si usted siente que su prestamista le ha tratado injustamente usted puede realizar una queja al servicio financiero de la Defensoría de Pueblo (Financial Оmbudsman Sеrvicе (FОS)). El protocolo de pre-acción le permite al prestamista posponer la acción de reposesión cuando el FOS está evaluando una queja. Su prestamista puede  decidir continuar con la acción de reposesión mientras su queja se está evaluando. Sin embargo, debe darle una notificación de cinco días laborales de sus planes.

El FOS solo puede revisar como el prestamista ha manejado su caso. Usted aun necesitará conseguir asesoría sobre las acciones que su prestamista pueda tomar.

Mas que decir «estoy perdiendo mi casa», dejenos ayudarle a tomar acciones para vender su casa, o para una de las muchas opciones para detener la ejecución hipotecaria.

Su prestamista puede acordar a retrasar la acción si usted demuestra que esta tomando acciones razonables para  vender su casa. Usted puede conseguir ayuda de un consejero independiente para estar seguro de que está siguiendo los pasos correctos para la venta de su hogar.

Necesitará mantener actualizado a su prestamista del progreso de la venta. Si su prestamista no accede a vender su casa, ellos deberían darle sus razones al menos cinco días laborales antes de dar inicio a cualquier acción.

Sea cauteloso con los esquemas de «venta y alquiler». Cualquiera que pensando en sí mismo «¡estoy perdiendo mu casa!» podría considerar esta opción, y para algunos puede de hecho ser la mejor opción, no obstante en muchos casos existen mejores opciones disponibles.

Las compañías que compran su casa y luego la alquilan nuevamente a usted, están ofreciendo un acuerdo de «venta y luego alquilar». En tales acuerdos usted ya no es propietario de su casa, sin embargo esta resulta una opción atractiva para algunos propietarios, como aquellos que desean permanecer en la misma casa, vecindario, o distrito escolar para continuar con el estilo de vida de su familia.

Estas son algunas de las posibles detracciones de vender y luego alquilar su casa:

  • El nuevo dueño puede incrementar el alquiler, haciéndolo demasiado costoso, o solicitarle dejar la casa luego de seis o doce meses.
  • Usted no puede solicitar o reclamar el beneficio de vivienda si se encuentra en un periodo de bajo ingreso o pérdida de empleo.
  • Usted puede ser desalojado – si la compañía que adquirió su casa pasa a través de problemas financieros y no puede pagar la hipoteca.

La mayoría de estos planes ofrecerá menos que el valor real de su hogar. Antes de considerar este tipo de opciones, y ojalá mucho antes  que usted diga «estoy realmente perdiendo mi casa», busque asesoría de un consultor. Save My Texas Home ha ayudado  a muchos Texanos en todos los tipos de situaciones. Permítanos ayudarle a conseguir mejores opciones disponibles que  vender y luego alquilar su casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *